Un fin de semana familiar mágico, una boda llena de encanto, un encuentro íntimo, una luna de miel de otro mundo. Son ejemplos de acontecimientos superlativos diarios en Villa Beluno para viajeros perspicaces que eligen este hotel boutique ubicado a orillas del Lago Nahuel Huapi. 

 

 

Villa Beluno, abrió sus puertas el 1ro de julio de 2019. Se encuentra ubicado en la Península de San Pedro, a orillas del lago Nahuel Huapi, inmerso en lo alto de una colina con vistas deslumbrantes al lago, montañas e Isla Victoria. 

 

Cuenta con 13 amplias y confortables suites que invitan a experimentar el matrimonio perfecto de la naturaleza con el bienestar.  

Todas las suites tienen ventanales panorámicos y terrazas, la luz natural llena las habitaciones, y un hogar a leña trae calidez e intimidad al ambiente.

Se puede disfrutar de diversos sectores comunes y privados tales como los restaurantes, sala de té, terrazas y jardines con acceso a la playa, bodega y sala de degustación de vinos, biblioteca, spa & fitness center, piscina climatizada in & outdoor y solárium. Kayaks, stand up paddle y bicicletas están también a disposición del huésped. 

El restaurante Avellana ofrece una experiencia gastronómica inspirada en la cocina italiana y francesa, donde además se honran las recetas familiares tradicionales y donde, a través de la innovación de la haute-cuisine, Cristina, su propietaria y Chef, transforma lo sublime en cotidiano. En sus restaurants, utilizan productos estrictamente elegidos y su propio invernadero hidropónico provee vegetales y frutas frescas y de alta calidad. 

Villa Beluno esuna propiedad de una exquisitez pocas veces vista en el país. Hace muchos años que no se inaugura un hotel tan espectacular. El hotel presenta una impronta semejante a la de las villas italianas, construido íntegramente con materiales locales e impresionantes trabajos artesanales de herrería y boiserie. 

Villa Beluno es la materialización del sueño de una familia argentina que quiso invertir en el país, construyendo un hotel donde los huéspedes se sientan como invitados a un hogar, donde Cristina pueda expresar su pasión por la gastronomía y la hospitalidad en cada plato que sirve y con cada huésped al que le da la bienvenida. En definitiva, es una propuesta de alta gama con mucha intimidad y calidez, es una paleta de colores y sabores tanto para los ojos como para los sentidos.

 

 

 

 

Comparte esta nota

Comentarios

Dejanos tu comentario o consulta