Región del Este de Italia donde podrán encontrar playas bañadas del mar Adriático, colinas con fortificaciones en sus cimas y aldeas medievales rodeadas de montañas.

 

Su capital y puerto principal es Ancona, ciudad a la que llegué para empezar este viaje, y que cuenta entre otras cosas con 52 iglesias, entre las cuales desataca la Catedral de San Ciriaco, en lo alto de una colina, con lindísimas vistas y un museo arqueológico importante.

Ancona tiene además ruinas romanas y se destaca su anfiteatro y el arco que da entrada pintoresca al Puerto.

En el Centro se come muy bien (como en toda Italia), pero aquí especialmente los frutos de mar. En mi estadía disfrute mucho de sus peatonales, y el Chiosco da Morena, trattoria ubicada al lado de la Fontana del Calamo donde comi casi a diario los mariscos y pescados más ricos con un espumante italiano.

 

Con base en Ancona pude visitar varios lugares, con lo que recomiendo destinar varias noches.

 

  • URBINO: Se trata de una ciudad lindísima donde se puede recorrer el Palacio Ducal de Federico de Montefeltro (si visitaron el Museo degli Uffizzi en Florencia, se van a acordar del díptico de piero della Francesca, y aquel Duque de nariz extraña con la duquesa enfrentada), y la Galleria Nazionale delle Marche. El Palazzo es muy grande y si les interesa el arte amerita una visita guiada. Con menos tiempo vale la pena meterse en las callecitas medievales  y dedicar un tiempo corto a ver la casa de Raffaello Sanzio, el famoso pintor renacentista.

 

  • PESARO: la capital de la provincia, forma junto con Urbino la llamada Riviera de las colinas. Aquí se puede ver la Piazza del Popolo, museo y casa de Gioacchino Rossini quien compuso entre otras, el barbero de Sevilla.

 

  • GENGA Un paseo imperdible fue el de las GROTTE DI FRASASSI, cuevas cuyas formaciones son bellísimas e indescriptibles. A la salida de las Grutas se puede visitar el Tempieto di Valadier, que es una iglesia pequeñita metida en la roca y San Vittore alle Chiuse que es una abadia al lado del rio. Todo esto inmerso en un parque natural majestuoso,

 

  • GRADARA: Hablando de pueblos medievales, este es un maravilloso ejemplo para pasar el día. Es uno de los pueblos que mejor conservan esa estructura medieval y es donde se dice que transcurren parte de los hechos del Infierno de la Divina Comedia. Una joyita de la historia y el arte italiano para incluir en este viaje.

Equidistante de Gradara con respecto a Urbino, se puede visitar San Marino, que también tiene su encanto medieval, pero es más turística.

 

  • ASCOLI PICENO: Es como un gran salón al aire libre, toda en mármol travertino. Alli tiene lugar la Chiostra de la Quintana, carrera tan famosa como el Palio de Siena. Aquí no pueden dejar de recorrer su centro histórico, la Piazza del Popolo con sus cafes y cervecerías, la iglesia monumental de San Francesco, y la Piazza Arringo donde están sus mas lindos edificios como el Duomo de San Emidio.

 

  • RIVIERA DEL CONERO: rodeada del Parque Regional del Monte Conero, se puede ver la playa de Portonovo y su iglesia casi sobre el mar llamada Santa Maria di Portonovo.

A 15 kilómetros se puede visitar Sirolo y Numana, antiguos pueblos costeros muy pintorescos.

Hacia el sur se puede visitar el Santuario de Loreto, llamado también Santuario de la Santa Casa, ya que dicen que esta construido alrededor de la casa donde vivió la Santa Familia, traído de Nazareth.  

 

Y aquí termina mi percorso por esta región italiana, que como todo el país, me enamoro y para muchos es totalmente desconocida

Laura Gentili - TTS Viajes
Asesor de Viajes - Asociado

lgentili@ttsviajes.com

+54 11 2150-6411

Comparte esta nota

Comentarios

Dejanos tu comentario o consulta